martes, 15 de junio de 2010

Vocación de sufridores

A veces las pérdidas son relativas, sobre todo cuando ha pasado mucho tiempo. Somos nosotros los que nos dedicamos a subrayar la ruptura entre el antes y el después, a encerrarnos en un pasado sin ventanas cuando en el exterior la temperatura ambiente es de 17 grados y todavía el aire es fresco. Pero hay gente que es así, que sólo valora lo que no tiene, o mejor dicho, sólo es capaz de valorar lo que tiene cuando lo pierde.  Es triste pero es así.

4 comentarios:

MULA_GARCÍA dijo...

como en el cielo en ninguna parte!ánimo guapa que ya queda menos..y lo demás..está de más.Bsito!

rakel dijo...

Firmo por los 17º...

Animo que sólo te queda un empujoncito, y podrás disfrutar de los 40º todo el verano...

Un beso.

jm dijo...

Parece que las piedras están para tropezar con ellas, por mucho que aprendamos

Salu2

Rubén dijo...

Hasta el hijo de un dios, por lo que dicen, bajó a la Tierra para que le pegaran, escupieran, azotaran y crucificaran. ¿Cómo no vamos a tener vocación de sufridores, con ese ejemplo de catequesis?