domingo, 3 de octubre de 2010

Sin título

A veces escribo sólo el principio y luego retomo las letras inconclusas y al final termino escribiendo cosas así:

Perdiendo un poco de mí en cada curva
en horizontes de frágiles transparencias
en cada salto al vacío sin trapecio ni red

dormida en cielos nubosos
auroras que iluminan
amaneceres solitarios


palabras que adivinan susurros lejanos
acertijos  nocturnos
 ecos del ayer


llueve
llueve tanto que los ojos se iluminan
las ventanas se abren, abrázame!

2 comentarios:

César dijo...

¡Qué bonito, María!

Jaime dijo...

Abrazada quedas!!! ;-)