jueves, 4 de noviembre de 2010

Huida a tiempo



    Huimos del miedo(siempre), de la soledad(depende del momento), de aquello que buscamos de forma inconsciente(puntos suspensivos), del cansancio que nos pisa los talones(sin comentarios),  de las horas inevitables¨(sólo por la mañana y entre semana), de las preocupaciones( no podemos escapar de nosotros mismos) de los segundos muertos (con todo lo que hay por hacer!), de nuestra propia sombra(nos perseguirá allí donde vayamos)


      Mientras miramos el mar, la playa vacía, el frío de un invierno gélido, nos preguntamos si el barco ha llegado a tierra firme en plena tempestad. Más allá de las preguntas etéreas de los días venideros está el presente(de hecho, es lo único que tenemos)

     Siempre andamos por arenas movedizas (el terreno del ayer que todavía es hoy), ese tiempo que nos hizo caer enfermos de felicidad y que nos retuerce en las esquinas de la inseguridad, el temor de que todo desaparezca, de que la nada vuelva a ser nada y la materia se desintegre .  Bueno,  miedo al fin y al cabo, así que ya podemos empezar a correr, como los del vídeo de Editors, y cuidado que cojo el cronómetro!

3 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Que el cronómetro sea Sony!!!

alfonso dijo...

si huimos de los segundos muertos...¿que hacemos con los primeros muertos?


;)) es que la primera vez que lo he leido no sabia muy bien lo que leia.
un beso

Clares dijo...

Mira, yo creo que todo es miedo en esta vida, y que el miedo es muy peligroso. Que al final todos corren, unos persiguiendo deseos que los distraigan y otros huyendo de la muerte, que al final es el único gran miedo y el fundamento de todos los demás. Así que mejor se está uno quieto mirando el paisaje y pensando en cosas que se le ocurran.