martes, 30 de diciembre de 2008

Mi vida sin Hailey

Ésta es una de mis adquisiciones de la última feria del libro, la verdad es que no sé exactamente porqué me lo compré, supongo que sería por la descripción de la portada delantera “demasiado Whisky”. El título ya dice bastante, tiene toda la pinta de ser un dramón, y en cierto modo lo es, pero la forma de contarlo de Jonathan Tropper hace que hasta parezca gracioso. Los diálogos le dan agilidad a la lectura y es bastante ameno. Me llama la atención la sinceridad del personaje principal, me encanta su ironía. Algunos pensarán que es demasiado introspectivo, que hay frases que se repiten como un eco a lo largo de todo el libro, razonamientos circulares como peces que se muerden la cola, de los que es imposible salir ilesos, pero siempre hay que pagar un precio y no somos máquinas y puede que pensemos demasiado, pero tiene sentido, por supuesto que lo tiene. La verdad es que no pensé que me iba a gustar tanto. El final viene de la mano de The Clash, pero el autor no especifica la canción,por lo que me tomo la libertad de elegir ésta. A continuación copio algunos fragmentos:

"A veces, la única verdad que soporta la gente es la verdad en la que se despierta esa mañana"

"Mi autocompasión irrumpe con el ímpetu de un motor a turbina y entro en una especie de centrifugado interminable y patético en que la ropa sucia no deja de dar vueltas, y más vueltas, pero nunca queda limpia"

" -uno sólo tiene los años que siente"

"Incluso apostando contra mí mismo, siempre soy capaz de encontrar la forma de perder"

"¿Cómo estás?
De nuevo, tu primer impulso es traicionero. Porque tu boca quiere decir “bien”, y todos esperan que digas “bien”, (…) Ellos han expresado la muestra de interés de rigor y “bien” es su factura a efectos fiscales. Pero no estás bien, estás hecho un puto desastre, borracho antes del almuerzo y hablando solo (…) Pero nadie quiere oír la negra verdad"


" - La cuestión es que la gente se vuelve posesiva con su dolor, casi se siente orgullosa de él. Quieren pensar que es distinto al de los demás. Pero no lo es. Es exactamente igual que el de cualquier otra persona. El dolor es como un tiburón. Siempre ha estado ahí, desde que el mundo es mundo…"

"Y no solo conozco el guión, sino que he estudiado el papel. Se supone que tengo que decir que voy tirando, o que estoy bien, o que unos días son mejores que otros, o que todo lo bien que se puede esperar. Y prometo que abrí la boca para decir algo por el estilo pero, en lugar de eso, agarré el frasco naranja de las pastillas y dije:
-Tomo todas estas putas pastillas y, aun así, no puedo dormir por la noche, así que tomo más pastillas, y entonces tengo pesadillas, de las que no me puedo despertar por la misma mierda de pastillas, y cuando por fin me despierto, aún estoy más cansado que antes"


"Los dos son bichos raros y se abrazan con convicción a las paredes exteriores de esta sociedad de pasillo"


3 comentarios:

rubenvike dijo...

Yo lo lei en enero o así y me pareció muy bueno. A mi me encantó cuando está en el hospital y dice aquello de: "A veces, te cruzas con una chica guapa por la calle y en su rostro hay algo que va más allá de la belleza, algo cálido e inteligente y sensual e invitador, y durante los tres segundos en que la miras, te enamoras de verdad, y sabes cómo es el sabor de sus besos, la sensación de su piel contra la tuya, el sonido de su risa, cómo te mirará y te hará sentir pleno. Y después ya ha pasado, y en los cinco segundos que sguen lloras su pérdida con más tristeza de la que jamás admitirás. Y Brooke tiene una de esas caras, pero esta vez no me he cruzado con ella y la he llorado. Esta vez me he parado y, de hecho, encontramos algo, pero ahora voy a perderla de todos modos."

CarLitros dijo...

Es una pasada leer las reflexiones que haces de los libros que lees... Salud

JC dijo...

Comparto la frase del apostar contra uno mismo, siempre pierdo cuando apuesto...
:-)