viernes, 24 de abril de 2009

La pena o la nada

Mejor la nada, ¿la pena para qué?. No, yo ya no, yo ya no lloro más.