lunes, 20 de abril de 2009

Veronika decide morir

En Semana Santa leí Veronika decide morir, Mónica me había hablado de él, pero no me llamaba mucho la atención, luego alguien se extrañó de que no fuera mi libro favorito, y después de unos cuantos meses me decidí a leerlo.

El libro trata de una chica que se aburre y decide poner punto final, lo que pasa es que la cosa no ocurre tal y como esperaba y se despierta en un manicomio, claro que el sitio en cuestión es como un micromundo donde los locos parecen más razonables que los cuerdos, pero en fin todo depende de cómo se mire. Supuestamente el libro es optimista ya que Veronika descubre que sí merecía la pena vivir. Personalmente me parece artificial, no existen fórmulas mágicas y el final deja mucho que desear. Me da la sensación de que la vida es un teatro donde los actores son movidos por hilos invisibles. Y dicho lo dicho, parece que no me ha gustado nada y tampoco es eso, tal vez esperaba más o esperaba otra cosa, no lo sé.

"Nadie puede juzgar. Sólo uno sabe la dimensión de su propio sufrimiento, o la ausencia total de sentido de su vida"

"La locura es la incapacidad de comunicar tus ideas. Como si estuvieras en un país extranjero, viendo todo, entendiendo lo que pasa a tu alrededor, pero incapaz de explicarte y de ser ayudada porque no entiendes la lengua que allí hablan"

" Si algún día pudiera salir de aquí , me permitiría ser loca, porque todo el mundo lo es"

"Necesito correr el riesgo de estar viva"

"Tanto allá como aquí las personas se reunen en grupos, levantan sus muros y no dejan que nada extraño pueda perturbar sus mediocres existencias. Hacen cosas porque están acostumbradas a hacerlas, estudian asuntos inútiles, se divierten porque están obligadas a divertirse, y que el resto del mundo reviente y se las arregle por sí mismo."

"¿Dónde he dejado mi alma, para poder tocar la música de mi vida con el mismo entusiasmo?"



5 comentarios:

Clares dijo...

Ya ves, yo no he leído nada de este hombre, pero es que en principio no me interesa como escritor. Un prejuicio, seguramente. Lo que no sé es por qué alguien se puede permitir decir si este o el otro libro puede ser tu preferido, a no ser que te conozca tanto como tú misma. Para empezar, yo no sería capaz de decirlo ni de mí. De hecho, tengo a gala no tener libros preferidos. Si me dijeran qué libro te llevarías a una isla desierta, pues no sé, quitando el Quijote, que es fuente inagotable, no sé qué diría. Lo mejor, no decir nada.

eme dijo...

A mí el autor tampoco me atraía nada, de hecho no creo que vuelva a leer ningún libro suyo.

Pues yo a una isla desierta me llevaría una biblioteca entera, cuanto más grande mejor, así no me aburro. Un besito!

Kicsid dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kicsid dijo...

Pues a mi me gusto! (aunque para mi el libro tiene una historia paralela y real, por eso igual le tengo más aprecio aunque tampoco sería mi favorito)
Lo leí hace un par (o dos pares de años), y luego estuve en Ljubljana, donde me fotografie con la estatua del Poeta y la ventana ...

supersalvajuan dijo...

Otro vendedor de milongas. Habéis picado muchos, no tú sola