miércoles, 15 de octubre de 2008

Ahora

Mañanas soñolientas. Lunas torcidas. Ojos expectantes a cielos entreabiertos. Llueve en verano, en los inviernos infinitos, en la ingravidez del día, en un sólo de guitarra que no acierto a descifrar. Música que cambia mi estado de ánimo y el poder escuchar, lo que estoy escuchando ahora...

4 comentarios:

Vegetable Man dijo...

Es un bonito texto, la música siempre me hace lo mismo (la que me gusta obviamente, no soporto a los planetas.)

Ivan dijo...

hummm... realmente interesante...

Me gusta !!

Tesi dijo...

Los planetas. Ese grupo que puedes amar en estudio y desear asesinar en directo.
Pero en eso reside la gracia de la música.

Vegetable Man dijo...

nono, no te equivoques, no son tan buenos como para decir eso. Hay mucha gente que pasa de ellos, que es en si mismo el peor de los desprecios.