viernes, 21 de noviembre de 2008

Buenos días, tristeza


Acabo de terminar de leer Buenas días, tristeza de Françoise Sagan, voy a intentar contar algo sin llegar a revelar nada, parece que no tiene mucho sentido lo que acabo de decir pero para mí sí lo tiene. El libro está cargado de sentimientos contradictorios, de diferentes puntos de vista, del sentimiento que produce el hecho de que decidan por ti, de remordimientos, de maquinaciones, de reflexiones("Si mi limitación existía ¿por qué me daba cuenta de ello de modo tan claro, tan contrario a mi forma de ser?") de felicidad fugaz, de sinceridad("yo no me gusto no tengo amor propio ni deseo de tenerlo") e incluso de miedo("me daba mucho miedo aburrirme hasta la muerte") No me reconozco frente al espejo.("la mala vida"). El primer párrafo es espectacular:
"A ese sentimiento desconocido cuyo tedio, cuya dulzura me obsesionan, dudo en darle el nombre, el hermoso y grave nombre de tristeza. Es un sentimiento tan total, tan egoísta, que casi me produce vergüenza, cuando la tristeza siempre me ha parecido honrosa. No la conocía, tan sólo el tedio, el pesar, más raramente el remordimiento. Hoy, algo me envuelve como una seda, inquietante y dulce, separándome de los demás".
En definitiva el libro no tiene desperdicio. El final es predecible, pero desde mi punto de vista, no puede acabar de otra manera.

4 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Imprescindible. Y punto!

CarLitros dijo...

Me lo apunto, aunque no sé cuándo va a ser la próxima vez que coja un libro...
Un saludo

lazaro6punto1 dijo...

Bajo mi punto de vista los personajes son demasiado huecos…
Aunque solo es una opinión y paradójicamente recomiende su lectura también.

Saludos insumisos,

Lajarín dijo...

mmm...
habrá que leerlo :)