lunes, 30 de mayo de 2011

Las Hogueras fosfóricas


Leyendo el libro de Rubén Castillo, las hogueras fosfóricas, sonaba en mi cabeza:  "Todo, todo, es mentira como siempre has sugerido..." Vivimos en una sociedad donde imperan los estereotipos, tendemos a clasificarlo todo, a etiquetarlo todo, pero las personas no somos botellas de fanta de naranja o limón. Puedes crear un personaje, introducirte en su piel y empezar a actuar como si fueses él, pero tarde o temprano la cera de tu máscara empezará a derretirse y te quedarás solo con tus miedos, preocupaciones e inseguridades. Nos agarramos a las palabras como si fuesen botes salvavidas en medio de un naufragio, pero las palabras son un arma de doble filo, todo depende de lo que estés dispuesto a creer. A veces las mentiras te dan seguridad ,sobre todo cuando la verdad es dolorosa,  pero lo peor es la incertidumbre, ya lo cantaba Jota: "y me preguntaba qué estarías haciendo? y me mataban los celos cada vez que alguno de estos me decía cualquier cosa sobre ti ... un verano que fue una pesadilla si me acuerdo hoy me duele todavía"

3 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Yo soy más de Tang de Naranja

jm dijo...

Me trae recuerdos del gran concierto que nos dieron en el SOS

Rubén dijo...

He escrito una novela sobre la soledad y sobre la tristeza de no ser felices. En el chat vivimos debajo de máscaras. Por eso nos gusta tanto.