martes, 15 de abril de 2008

Borrón y cuenta vieja


El otro día cuando estaba haciendo un comentario en un blog me equivoqué al escribir una palabra. Al rato no sé por qué me acordé y pensé: Bueno no pasa nada,lo corto, lo pego,elimino el anterior, cambio la palabra y lo vuelvo a publicar.Claro que los blogs también son listos y queda constancia de que lo has eliminado. Este hecho tan simple me hizo pensar.


Si nos equivocamos, los errores no se borran. Es como cuando en un papel escribimos algo en lápiz y luego lo borramos, el papel no volverá ya nunca a estar tan blanco como al principio y cuántos más errores cometamos más veces tendremos que borrar y llegará un momento en el que el folio, donde estábamos escribiendo, ya no sea blanco, sea gris y de gris pase a ser negro. En tal caso parece que lo aconsejable sería cambiar de folio, pero puede que para aquel entonces éso ya resulte imposible.



Dicen que de los errores se aprende, que nos deben servir para no volvernos a equivocar.


Bueno, no pretendo con esto que penséis que ahora soy regaladora de consejos, de hecho no creo que yo sea la persona más indica para tal fin.Pero la verdad es que pienso que, a veces, las equivocaciones pueden ser aciertos, y que hay cosas que no se saben hasta el final.


3 comentarios:

salvajuan fernandez dijo...

El infierno está lleno de buenas intenciones

jm dijo...

La verdad, es que si tuviéramos un paquete de 500 folios sería más fácil. No nos preocuparía tanto emborronarlos

eme dijo...

y el cielo de buenas obras.