miércoles, 14 de mayo de 2008

Errores fatales



No debería confundir el agua con la lejía, aunque ambos líquidos son transparentes, el último puede ser mortal.

No sirve de nada lamentarse, ni desear volver atrás, ni pasar una noche de lágrimas, ni decir lo siento mil millones de veces(Lo cuál no implica que no lo haga.) El hecho está ahí y no se puede cambiar. Todavía no han inventado máquinas que nos permitan volver al pasado, ni creo que las inventen. Si existieran, me pasaría la vida subida en una de ellas. Y luego, quiero que me llamen amiga y no hago nada más que meter la pata, una y otra vez.
¿Y por qué no se puede predecir el futuro? Los amigos están cuando los necesitas y malditas circunstancias, móviles silenciados, no saber reaccionar a tiempo, palabras mal dichas y peor interpretadas. La realidad es la realidad y las palabras suenan huecas.
Y vuelvo a decir lo siento.

2 comentarios:

salvajuan fernandez dijo...

No te preocupes, fue un fallo en Matrix. Hasta el culo de azul. hasta la semana que viene. Otra!!!

Xesc dijo...

Vivimos en un toxicosmos, entre montañas de basura. Nos movemos en corrientes circulares en el tiempo, en completo desorden. No hay maniobra de evasión posible.

Pero quiero creer que pedir perdón aún sirve de algo, claro que mis amigos dicen que yo nunca me entero de nada.

Si no, sólo queda planificar un plan de fuga y contentarse con el segundo premio.

Supongo que no se entiende nada, pero ya me entiendes ...