domingo, 24 de enero de 2010

Me rindo

"Has vencido y me entrego. Pero a partir de ahora tú también estás muerto... muerto para el mundo, para el cielo y para la esperanza. ¡En mí existías... y observa esta imagen, que es la tuya, porque al matarme te has asesinado tú mismo!"

La cita es de Edgar Allan Poe y se puede interpretar de muchas maneras.
La persona se puede dividir en dos personalidades: la muerta que representa a la parte fría y calculadora que está totalmente ausente de sentimientos, y la viva que es la que se preocupa por los demás y en definitiva siente. De la lucha entre esas dos partes surge el ser, es decir nosotros mismos y de nosotros depende estar vivos o muertos, pues si por no sufrir nos vaciamos de sentimientos ya no hay vuelta atrás.

Por otro lado no podemos reconocer en los otros lo que no existe previamente en nosotros mismos luego si destruimos a alguien perdemos una parte de nuestro ser que no volvemos a recuperar.

5 comentarios:

supersalvajuan dijo...

¿Filosofía a estas horas?

Clares dijo...

¿De qué relato es la cita? Me suena al Barril de Amontillado o al corazón delator, pero no estoy segura, que hace tiempo que no le doy vuelta a este hombre. Y mira que era mi terror preferido de cría.

Eme dijo...

Te suena William Wilson? Es de un cuento. Besicos

Nimrod dijo...

Como soy un despiste total, no recuerdo si llegué a devolverte el comentario o no, asi que con lo que podria llamarse una falta de verguenza aqui me hallo, en tus dominios leyendo esta última entrada tuya, con la cual difiero en cierta parte, ya que esa parte muerta, no siempre es antagonista de la viva y viceversa, unicamente depende de donde lleves el negro, si en tu ropa, o dentro de ti mismo ;)
Un beso y mil disculpas por la tardanza ^^

Eme dijo...

Pues sí debe hacer tiempo cuando no me acuerdo ni de lo que te comenté. Pero fijo que tiene que ver con el disco de Green day.
Gracias por la visita.