jueves, 4 de marzo de 2010

¿Qué le pedimos a la música?



Eso me pregunto yo ¿Qué le pedimos a la música? Sensaciones. Identificarnos con la letra o con el estado que ésta transmite, evadirnos de la realidad, alcanzar un estado metafísico entre la nada y el todo, entre el sí y el no. O como decía Nick Hornby en Alta fidelidad: “¿escuchamos música pop porque estamos tristes o estamos tristes porque escuchamos música pop?” La causa y el efecto esperado o desesperado de un latido impreciso, claro que afortunadamente no siempre estamos tristes. La escuchamos porque nos gusta y punto. Porque sintoniza de algún modo con nosotros, porque ya lo canta Tom Boyle en Tu frecuencia: “quiero decirte que estoy contigo, que he encontrado tu frecuencia entre interferencias y mucho ruido”, porque podría oír infinitas veces Segundo premio sin cansarme, porque no hace falta comparar con nada, que las comparaciones siempre son odiosas y punto. Superar al modelo tal vez sea el objetivo impuesto por la normalidad, pero no perdamos de vista que el modelo sólo alcanza la perfección en algunos oídos. Todo se parece a algo, huimos de las nuevas tendencias por temor a que las apariencias ganen la partida, pero ahora no. Y punto.

5 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Y punto. ¿Quién decía eso en los claustros?

Tin dijo...

el modelo sólo alcanza la perfección en algunos oídos

Nunca hubo una definición mejor de la subjetividad. Es cierto, las comparaciones son odiosas y la música es uno de los grandes placeres de la vida.

¿Escuchaste el nuevo de la Habitación Roja ya? Yo estoy levitando con él

alfonso dijo...

o solo distraccion o evasion, cuando la cabeza ya no da mas de si

Ele dijo...

Porque cada momento necesita de una canción o cada canción necesita su momento. Busca "La Balsa". Bsts

Ele dijo...

Maga