miércoles, 13 de mayo de 2009

Hora feliz

Esta canción me pone de buen humor, es de Housemartins, pero en fin a lo que iba, no lo tenía pensado pero al final he acabado en la despedida-jubilación del portero, con los vecinos y demás. El caso es que una de las vecinas me dice que se le ha subido el vino y luego me pregunta que si yo sé cómo nota ella que se le ha subido, la verdad es que he pensado que ese tipo de sensaciones no es necesario describirlas, si lo has notado alguna vez es fácil identificarlas, pero me ha dado la impresión de que esta vez no iba a decir algo normal y no me he equivocado, me ha dicho que ella lo nota porque le dan calambres en la mandíbula, cada persona es un mundo aunque eso de los calambres no suena muy alentador.

7 comentarios:

Rafa dijo...

jaja que gracioso, me encanta, podrías escribir sobre eso un relato, es muy bueno.
me encantan las historias de los vecinos, los míos son muy aburridos. El otro día cantaba yo solo con el sing star en plan flojito y un vecino me tocó a la puerta pero al salir no estaba. Dudo de que sean personas realmente, creo que son escarabajos o fantasmas y que nunca podré hablar con ellos.
EN OCASIONES VEO VECINOS

Rafa dijo...

por cierto que yo no soy maestro de nada, te digo cosas, consejos pero vamos si supiera la receta... jajaja

Eme dijo...

Pues menos mal que a ti te gusta!!, Elviro me ha dicho esta mañana que no le gusta mi blog, me ha preguntado si escribía en español porque dice que no entiende nada, que si escribiera de la Copa del Rey que entonces sí le interesaría..., bueno por lo menos ha sido sincero.

M dijo...

No, ciertamente no suena muy alentador.
La verdad es que sí podria ser el inicio de un relato con toque subrealista...Primero fueron los temblores...luego llegó todo lo demás...

Me ha encantado tu blog.

Por cierto, ya respondí a tu pregunta.

ultravioleta dijo...

los House Matins, qué gran grupo... cuando compre giradiscos nuevo volveré a poner sus vinilos (que robé a mis padres jeje)!!!

Insanus dijo...

Deberían volver los Housemartins, ¿verdad?

Clares dijo...

Yo tengo vecinos y una vez al año cenamos todos o casi todos juntos. Personalmente, me agrada cenar con ellos por lo que tiene de humano, pero después de una hora o así me aburro como un mono. Son particularidades mías.