domingo, 17 de mayo de 2009

La soledad de los números primos


Ayer por la tarde terminé de leer la soledad de los números primos de Paolo Giordano.
Es la historia de dos personas condenadas al paralelismo, como círculos concéntricos, líneas rectas hacia un infinito indeterminado, relaciones muy marcadas por el miedo, el sentimiento de culpa, la inadaptabilidad, la soledad, el concepto de lo erróneo, el vacío que nada lo llena. Un mundo cojo, anorexia existencial, el peso de las decisiones, luchas internas, pero no equilibradas , a veces dan ganas de entrar en el libro, darle un par de tortas al chico y decirle: despierta, ¿no te das cuenta de lo que te estás perdiendo?, ¡vive de una vez y deja de preocuparte!, mañana será otro día. Pero es inútil, sólo faltaba más comunicación, claro que de haber existido la novela no tendría ese título se llamaría de otra manera, sería otro libro. Me ha gustó el proceso de leerlo pero me dejó fría, fría como el hielo.

"Tenía la sensación de que el automóvil iba dejando una estela negra y viscosa, que era su pasado y sus preocupaciones"


"El tiempo como la calle pasaba deprisa; no solamente el tiempo de aquella noche, sino el tiempo de lo posible, el tiempo de sus años incompletos"


"Los mueble que por la noche se le antojaran con vida, con aliento propio, no eran ahora sino los muebles de siempre, inertes como su resignación. "


"Pensó que nada bueno había en tener una cabeza como la suya, que con ganas se la habría arrancado y sustituido por otra, incluso por una caja de galletas siempre que estuviera vacía y fuera ligera. Quiso contestar que sentirse especial era una jaula, lo peor que podía pasarle a uno, pero se abstuvo. "

3 comentarios:

JC dijo...

Tomo nota

supersalvajuan dijo...

Es inútil. Mañana no será otro día: será mañana.

Eme dijo...

Jose, ¿tomas nota de un libro así?
Salva, Qué gracioso! si digo mañana será otro día quiero decir que mañana será otro día distinto de hoy, bueno, o parecido, es como si estuviera diciendo: no te preocupes por el mañana porque lo que importa es el ahora, el presente. El futuro llegará por sí solo, ya sabes el carpe diem y todo lo demás. Perdoname si no me he explicado bien.

Un besito!