martes, 16 de junio de 2009

Disfraz

Palabras, palabras enredadas, sólo palabras. A fin de cuentas un gesto puede valer más que mil palabras, lo que cuenta es la intención, el sentimiento, los matices, ¿pero quién dice la verdad las palabras o los gestos? ¿o ninguna de las dos cosas?en el universo del caos ¿quién es sincero? Si la palabra es un arma de doble filo que te hace creer y dudar, si el miedo a decir la verdad te paraliza, si nos hemos creído nuestro papel hasta tal punto que podríamos afirmar que el blanco es negro sin que se nos caigan los anillos, ¿en quién podemos confiar?

Nos perdimos en la cueva de disfraces buscando nuestra propia identidad, escogimos el disfraz que más se parecía a nosotros y decidimos ser lo que quisimos ser. ¿Todo para qué?, ¿para conseguir el efecto inmune de los fármacos que no tomamos?, ¿para seguir teniendo miedo de perder lo que no tenemos?, ¿para que cambie nuestro reflejo en el espejo?, ¿para perder el tren de las horas?, ¿para ver amaneceres imposibles?,¿para soñar con cielos azules?. Tal vez.

7 comentarios:

supersalvajuan dijo...

¿Sólo 4 cosas?

Eme dijo...

yo vengo de mi casa...y le dijeron 4 cosas: Máquina, piedra , planta, animalito.

Grrrrrrrrrrrr!!!

Clares dijo...

Depende. Claro que llevamos una máscara social, inevitable, pero algunos son capaces de mostrar la verdadera cara y otros viven sobre un montón de mentiras siempre, para perdición suya y de los demás.
Ya ves, a mí me gustan los disfraces, pero sabiendo lo que son y que son disfraces. Lo demás es un aprendizaje vital.

Lorkiano dijo...

Me encanta esa canción! y me encanta Hidrogenesse!!

Mar dijo...

Si quieres mentir, con mil palabras puedes hacerlo igual que con un gesto. ¡Es tan fácil ponerse un disfraz!
Hay gente experta en ello.

¿En quién podemos confiar?... Buena pregunta, sí señora.
(Yo no sé la respuesta).

Muchísimas gracias por entrar en mi blog y comentarme.

¡Saludos!

Ramón de Mielina dijo...

nadie es 100% sincero

Tin dijo...

Si las palabras no sirvieran para comunicarnos sería irrelevante el que dijeran la verdad o mintiesen. Sin meterme en cuestiones cartesianas yo no dudo de la verdad de un amanecer o del sexo. Pero las palabras manifiestan lo que quieren las personas que las usan, y ahí es donde falla el sistema.
Ni nadie es 100% sincero ni puede llegar a ese pleno porcentaje por medio de las palabras.

PD: muy adecuado tu comentario en mi post.

Bs