sábado, 27 de junio de 2009

La torre de Hanói


El otro día me leí La torre de Hanói de Carlo Frabetti, es un libro curioso empieza como si fuera una novela de misterio, piensas en un asesino en serie, en una secta, en un complot, pero luego en cierto modo te decepciona, pues no ocurre nada de eso, por otro lado es interesante el cóctel que hace entre filosofía y matemáticas, la interpretación de la caverna de Platón, la crítica social, los distintos puntos de vista, y la banda sonora, que por supuesto no aparece en el libro pero sí en mi cabeza, en este caso sin lugar a dudas es La pequeña muerte de Lory Meyers


El libro no está mal, es entretenido, pero quizá es demasiado idealista, reconozco que ciertas frases son verdades como templos pero ¿donde está la línea que separa la libertad del libertinaje?,¿podemos actuar siempre de acuerdo con nuestros pensamientos sin hacer daño a nadie? A veces es mejor caer en la contradicción.
Hay cosas que no se pueden tomar al pie de la letra porque sino te vuelves loco. Por ejemplo el autor nos plantea que la realidad tiene 4 dimensiones basándose en el hipercubo de Dalí y en el hecho de que una persona bidimensional que viviese en la superficie de un cubo jamas vería la tercera dimensión, pero de este hecho extrae la conclusión de que la persona bidimensional no vive la realidad pues el cubo tiene tres dimensiones y ella sólo puede ver dos. En mi opinión el hecho de saber si existe o no otra dimensión no es relevante. El problema fundamental es que crea necesidades que no existían previamente, es un truco marketing, creo que no me quitará el sueño.

4 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Deje ya, deja ya. Y fijación.

alfonso dijo...

"me perdio"

Eme dijo...

Tas perdio? yo también! je, je

JC dijo...

Demasiadas matemáticas diarias como para leer un libro de "matemáticas", no?