miércoles, 9 de septiembre de 2009

¿Cómo desconecto el piloto automático?


El oxígeno brillaba por su ausencia. Había demasiadas nubes en ese universo paralelo. Sólo necesitaba detalles técnicos. Cierta seguridad que me mantuviese erguida en la barra de equilibrios. Coordenadas geográficas para no perderme en este mapa de sentimientos.

¿Dónde estás?

Has desaparecido, desapareces en el silencio de las capas de hielo, en el cálculo de límites infinitos, de probabilidades improbables.

Siento, siento que te pierdo, te pierdo en el sentido práctico del blanco y del negro, en los mantos glaciares del sí y del no, en el aire que no hace vibrar tus cuerdas vocales, en tu mundo interior sin salidas externas.

Y mientras, mientras yo estudio las variables, mezclo los colores de las noches que me quedan. Fracciones de segundo expectantes.

Y rezo, rezo para que ocurra un milagro. ¿Dónde estará el maldito interruptor?. Silencio

5 comentarios:

Clares dijo...

Ni te pierdas ni pierdas a nadie. mereces siempre el encuentro. Bonito texto.

Tin dijo...

Qué desgracia perder algo en la oscuridad terrible de un sueño.

Es como vivir algo para dejar de recordarlo muy poco después.


Te acabo de agregar al facebook y al twitter :)


Besos

supersalvajuan dijo...

ssssssssssssshhhhhhhhhhh!!!

Jaime dijo...

Con diferencia, es lo mejor que te he leído. Se me ocurre que es un muy buen texto para musicar.

jm dijo...

"Y mientras, mientras yo estudio las variables, mezclo los colores de las noches que me quedan."

Muy buen texto.