lunes, 21 de diciembre de 2009

Distancias imposibles


A veces la distancia es infinita, y no me refiero a la distancia física si no a otra más sutil, aquella para la que no sirve el metro ni ninguna otra unidad de medida, la nos acerca y nos aleja en este universo de trapecios sin red, de equilibrios imposibles, de malabarismos olvidados.
En un mundo donde las palabras lo etiquetan todo, en el que la comunicación está cargada de interferencias, en el que perdimos el autobús de la una y nos quedamos toda la noche esperando. ¿Pero cómo recorrer distancias imposibles si no hay un vehículo que nos lleve, si al rompecabezas le faltan piezas que no puedes encajar, si el problema parece ser irresoluble?

10 comentarios:

Jaime dijo...

Pues sin miedo y sin mirar atrás, esa es la única manera de recorrer distancias imposibles....porque las distancias imposibles no existen mas que en nuestras cabezas.

Clares dijo...

Pues yo estoy con Jaime. En las distancias imposibles, sencillamente, acércate.
¿Sabes el cuento zen de un discípulo que se fue para un maestro a que lo instruyera? Fue y le preguntó al maestro qué tenía que hacer para controlar el hambre, la sed y el sueño. El maestro le contestó: "Come, bebe, duerme". Tan sencillo como acercarse.

hoymehadadoporahi dijo...

El espacio es tan relativo como el tiempo.
(VACACIONES!!)

supersalvajuan dijo...

In---------t----------er--------fer-----------encias!!!

jm dijo...

Un mundo en el que esperar mucho tiempo en las estaciones de autobuses es de lo más normal.

Rafa dijo...

Qué razón tienes eme, hay distancias imposibles por más que queramos creernos lo contrario.
Un besico y que seas feliz en ese tiempo en el que todo el mundo se empeña en felicitar pero también durante el resto del tiempo!
nos vemos prontito

Alex dijo...

EVOLUTION!!! "buscas vida extraterrestre? en mi nave tengo sitio..." qué grandes!!!

BON NADAL!

Besicos desde la trinchera!

Alf. dijo...

creo que se refiere al lenguaje, no a las distancias.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Nunca habrña distancias lo suficientemente imposibles...

Saludos y un abrazo enorme.

César dijo...

En más de una ocasión te he hecho un comentario parecido a los dos primeros (Clares siempre te da buenos consejos en ese sentido, parece que te conoce bastante bien).
De todas maneras, en este caso pienso que también está muy acertado Alf y que estás hablando de las distancias que puede haber entre dos personas aunque estén una al ladito mismo de la otra, porque a veces nos preguntamos qué sentirá el de al lado, qué pensará, puedo entenderme con él/ella..., y todo ese ruido de fondo nos crea inseguridad y miedo; pero (y volviendo a lo que apuntaban los dos primeros mensajes) hay que aprender a tirar hacia adelante aunque sea con pasitos muy pequeños por cautela hasta que cogemos seguridad para correr, y si es posible, volar.