domingo, 8 de febrero de 2009

Al amparo de la ginebra

El otro día terminé de leer Al amparo de la ginebra de José Luis Serrano. Es una novela negra ambientada en Granada durante los años 90, en los últimos años de gobierno de Felipe Gónzalez, cuando lo del caso GAL y el bombardeo de la OTAN contra los serbios.
Trata de las ambiciones humanas, la corrupción política, el tráfico de armas, y todo lo demás. No difiere mucho del escenario actual, basta pensar en la corrupción urbanística que está a la orden del día.
El libro está bien, al principio se me hizo un poco cuesta arriba, pero puede ser que mi cabeza iba lenta, no lo sé. Os dejo algunos fragmentos.

"La mentira es algo que se esconde para no existir"

"A ella no le molestaba convivir con un pedazo de limón, bastaba con no masticarlo. Quedaban los amigos que eran a la vida, lo que la tónica a los combinados, el agua dulce y amarga a la vez que ayudaba a digerir la corrupción de la ginebra y la impunidad del limón. Y quedaba el hielo, llevaba bebidas 4 tónicas con ginebra y no daba tiempo a que el hielo se derritiese. "

"Quiere la historiografía oficial que Granada sea ciudad de origen romano, con su foro y su templo de Diana, pero quiere la tradición popular que sea judía para que así las tres ciudades santas puedan cohabitar en Andalucía: La Meca en Córdoba; Roma en Sevilla; y en Granada, Jerusalén"

8 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Serbios. Con b.

eme dijo...

Con b de burra, tienes toda la razón.

Kicsid dijo...

Mrs. eMe ... que envidia me das!!
De donde sacas tantos libros!?!?
Este parece interesante ... a ver si lo encuentro en AMAZON.
Besos y amores

eme dijo...

Éste es de la feria del libro lo compré el lunes o el martes, aunque también pudo ser el miércoles, ya no me acerdo del día, bueno da igual. Besitos
:)

Clares dijo...

Pues ahora me recuerdas que no he pasado por la feria del libro y entre las adquisiciones que me dijo nuestro compañero José Ángel que había hecho por muy buen precio y este cebo que me pones, me veo mañana por el tontódromo mirando libros. Y luego voy y me los leo. Yo es que soy así. Aunque a todo hay quien gane, por ejemplo, tú.

García Francés dijo...

Gracias en nombre de los autores y en el mío por difundir la lectura.

Bomba en Madrid

Cuando has oído explotar una bomba sabes que ese ruido sólo puede producirlo el hombre ayudado de un potente explosivo. Esta mañana iba hacia la calle Ribera del Loira para hacer una gestión cuando, en Silvano ya cortada por la policía, me ha sacudido la explosión. Coche bomba a menos de 150 metros, he pensado.

Durante unos minutos he vuelto a ser periodista, he llamado a mis antiguos compañeros de El País y con mi teléfono móvil he tomado unas fotos. Luego he intentado salir del caótico atasco y alejarme de allí.

Pero esto es la anécdota. Lo importante es que ETA ha decidido hacernos pagar dos facturas en una. Por un lado, la decisión del Supremo de anular las candidaturas aberchales y, por otro, la obra del AVE vasco que realiza Ferrovial.

Si el Sr. Presidente del Gobierno de España hubiera impedido que ocuparan los Ayuntamientos cuando debió hacerlo, hoy, los terroristas, no tendrían fuerza para estas bravuconadas.

Bomba en Madrid

eme dijo...

Gracias a ti por escribir. :)

CarLitros dijo...

Yo me ponía al amparo de la ginebra con asiduidad entre los 18 y los 20. Hoy en día me pongo al amparo del ron y la cerveza...
La evolución, que es lo que tiene.
Por cierto, me gustó mucho tu comentario de mi entrada 101, tomo nota.
Besos