lunes, 16 de febrero de 2009

El precio de lo que no puedes comprar

Dentro de poco pagaremos también por respirar, mientras tanto seguiremos en la luna y seguirán pasando cosas tan terribles como ésta... Y nos preguntaremos por todo lo que no sabemos, por aquellas cosas que ocurren independientemente de nosotros, todo lo que nunca llegaremos ni de lejos a descifrar ¿podremos vivir sin saberlo? Probablemente sí.

Esto me ha sorprendido, no sé, me gustan los perros, pero no tanto. Y la noticia que más me ha llamado la atención de los periódicos de hoy, resulta que, o no está en Internet, o yo no la he encontrado. Posiblemente volveré a buscarla, puede que mañana tenga algo más de suerte no lo sé, y si no,¿qué le vamos a hacer?

2 comentarios:

Clares dijo...

Entiendo perfectamente que se controle el acceso a lugares protegidos; lo que no puedo entender es que se cobre. Sencillamente habría que prohibir el acceso en coche o moto y permitirlo andando o en bici. Yo he visto ese castañar andando y es una belleza. Respecto a las cuevas prehistóricas, ¿qué necesidad hay de entrar para saber cómo son y qué pinturas tienen? Estoy dispuesta a renunciar a verlas con un millón de personas para que se conserven.
Lo de esta criatura asesinada sí que no tiene nombre, es estremecedor. Qué asco de violencia, qué asco de gente.

JC dijo...

Tenías razón, me gusta mucho la canción.