viernes, 13 de febrero de 2009

Revolutionary Road

Ayer vi Revolutionary Road, es una película de sueños inalcazados, de inconformismo, una crítica a las relaciones de pareja convencionales, a las apariencias.

Desde mi punto de vista el detonante es ella, dicen que cuando uno no quiere dos no se pelean, pero no es el caso, la fustración de ambos estalla en forma de tormenta maligna. Uno debería poder elegir, incluso si la elección es quedarse como está, pero la cosa se complica cuando las elecciones implican de forma tan directa a los que nos rodean, dicen que en el término medio está la virtud, ¿pero, cómo se consigue ese término medio?.

Todo el día encerrada en esa casa no podía traerle nada bueno, tal vez si ella hubiese trabajado en algo, las cosas habrían sido distintas, no lo sé.

El papel que más me gusta es el del loco, tiene su punto, dice las cosas como las piensa, claro que también desata tormentas, ¿qué le vamos a hacer?!

Es una película bastante amarga, para verla una vez está bien, te hace reflexionar, pero no sé cuando la volveré a ver o si la volveré a ver.

8 comentarios:

García Francés dijo...

Hasta pronto, amigos

Dª Eme, cuando Dª Sol viajó a USA anuncié que quizás no pudiera escribir durante unos días. Le he rogado a la Reina de las Mechas que cuide de la buena marcha de su casa y la mía. Además, suficientemente armada, queda una "killersicariadigital" que no tolerará desmanes. Usted puede pasarse cuando quiera.

Voy a una vieja prisión de la antigua Deutsche Demokratische Republik donde serviré de cobaya humana para comprobar como influyen la tortura y el aislamiento sobre el comportamiento de los detenidos.

El evento lo patrocinan la CIA y ex-miembros del KGB y habrá sesiones de privación del sueño, muchas vejaciones sexuales, manguerazos de agua helada, acoso con perros de presa, descargas eléctricas en los genitales, bañeras llenas de orina y excrementos, etc.

Por supuesto, voy como VIP y, en cuanto lo diga, dejarán de torturarme y podré mirar. Habrá otros detenidos (estos cobran) que por más que griten y se retuerzan no podrán interrumpir las sesiones.

Mucho más entretenido que la prisión de los defraudadores y corruptos. Ni comparación.

Hasta pronto, amigos

Clares dijo...

La vi el jueves y me pareció una magnífica película. Los actores, en la línea del Método, perfectos, impecables. Lee Strasberg los hubiera adorado. Todo era perfecto, la verdad. Sólo hace falta el sabor de la renuncia para entenderla. Por eso el cine estaba lleno de gente que había hecho muchas renuncias, gente de más de treinta años, la edad en torno a la cual uno puede elegir convertirse en su propio huésped importuno, como bien dijo Kavafis.

Lorkiano dijo...

Mi personaje favorito también es el del hijo loco, que al final, es el único sincero y que suelta verdades como puños entre tanta hipocresía y buen aparentar.
Muy buena peli.

Ivan dijo...

No me llama mucho ir a verla, sobretodo por los personajes... quizá cuando salga en Dvd... rip

Homo Insanus dijo...

Pienso verla en breve. Hacen buena pareja mi Winslet y el Leo.

jm dijo...

Una de esas pelis que tengo ganas de ver. Por cierto lo que me comentaste de las letras en la foto es con el photoshop, creando capas de texto encima de la foto.

Saludetes

JC dijo...

LA peli está bien, aunque yo prefiero ir al cine a ver otro tipo de películas.

Dita Ciccone dijo...

me gustó... me daba la sensación de que el personaje de él sería cada vez más egoísta y tirano, y al revés: me acabó pareciendo más correcto que ella, que su frustración la llevó a la neurosis más terrible y a su propia destrucción. El personaje de Winslet se vuelve tan egoísta que pierde la noción de la realidad, al punto de que sus hijos dejan de aparecer en la peli... me fui del cine entre indignada y triste.
Me gustó...
(la interpretación, sobreactuada, pero le queda bien a la peli... )
le doy un 7 entre 10