jueves, 1 de octubre de 2009

Sorpresa

La sorpresas no tienen porqué ser buenas.

4 comentarios:

Ramón de Mielina dijo...

es peligros dar sorpresas... últimamente es difícil darlas por mucho que uno las prepare

Pipet dijo...

a mi no me gustan demasiado las sorpresas aunque sean buenas...

Rubén dijo...

Ese conjunto de lencería es como para no mirarlo. Eso que se ahorró, el pobre hombre

JC dijo...

Pero tan poco tan malas...