domingo, 18 de enero de 2009

La historia que me escribe

Ayer terminé de leer La historia que me escribe de Fernando Trías de Bes, es un libro que hace que te plantees la realidad de tu propia existencia, lo que llegan a influir las ideas, el límite entre la locura y la cordura, todo en un contexto casi de novela negra en la que no es fácil distinguir la realidad de la ficción, aunque, en realidad, todo sea ficción. En un sueño ¿cómo distinguirías la realidad del sueño? ¿hasta que punto nuestras decisiones son nuestras?.
Hay bastantes fragmentos que me han llamado la atención, os dejo algunos.
"Si las aves blancas intentaran erradicar a las azules, su propio contorno se desdibujaría y ellas mismas desaparecerían"

"El vértigo que produce la soledad del autor es sólo comparable al de la propia duda existencial"


"El cristal de un espejo, si fuera capaz de mirar las dimensiones que enfrenta, no podría distinguir cuál es el objeto y cuál el reflejo"

"Sabía que, como en la vida, si uno contraviene una sola norma, eso implicará quebrar una segunda, y luego una tercera hasta claudicar en los propios valores"


"¿Cuando empezó a desdibujarse mi yo real?¿cuando muté a imaginario?"


"Uno ha de llevar cuidado cuando habla, cuando escribe, incluso cuando piensa. Porque las ideas como las armas también las carga el diablo"

6 comentarios:

Clares dijo...

Jejeje, me ha recordado lo que dice De Quincey en "El asesinato como una de las Bellas Artes": más o menos dice así, que uno empieza asesinando a alguien, pasa al robo, luego a la mentira, y termina cometiendo imperdonables faltas de educación. Lo digo por eso de los valores.
También parece interesante, pero cualquiera te sigue el ritmo, guapa. Ya veremos, ya veremos.

supersalvajuan dijo...

¿Es que hay límites entre realidad y cordura? ¿Ebrio o sobrio?

Luz de Gas dijo...

Una buena pista, grandes citas, me has dejado meditando

Saludos

García Francés dijo...

Shalom

Mis vecinos del campo son agricultores y judíos españoles. Durante la guerra de Gaza han manifestado su impotencia y su indignación. Les dolió mucho leer que los artistas pedían más misiles sobre Israel y ver apedrear la embajada. Les dolieron las declaraciones del Gobierno de España.

No entienden que demos tanta coba a los primos de quienes volaron nuestros trenes y nos amenazan con más atentados para arrancarnos una parte de nuestro país y convertirlo al Islam.

Ayer estaban en la concentración con sus hijos y sus banderas españolas e israelíes. Contentos junto a otros españoles de distinta confesión a la suya.

Gracias a ellos, que son nuestro chaleco antibalas, el rompeolas de las bestias sanguinarias de Hamás, Hezbollah y, en su momento, de Al Fatah, por frenar allí, lo que sin Israel, tendríamos ya en el Magreb.

Además, basta ver donde se posiciona el terrorista De Juana para saber que uno debe estar enfrente.

SHALOM.

Shalom

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Nos encanta leer y tendremos muy en cuenta este libro que recomiendas.
Justamente ayer, vimos una película que trataba el tema de romper una regla o cruzar la línea de la ética... no hay vuelta atrás, nada vuelve a ser lo que era. El precio que se paga es muy alto.
¡Un abrazo y hasta siempre!

lorna love dijo...

Me compré ese libro en Enero, no lo he empezado, cuando termine el que estoy leyendo lo haré, agradezco tu "reseña".
Y las ideas, los pensamientos, claro que hay que cuidarlos tienen su propia energía, y muy poderosa.
Un saludo