lunes, 19 de enero de 2009

¿Quién lo diría?

Afortunadamente, las cosas no son siempre lo que parecen. Nada debería fallar... Malditos gusanos.

8 comentarios:

supersalvajuan dijo...

A ese cojo, sólo se le puede preguntar una cosa:
- ¿Herida de guerra?
tras un silencio valorativo, el cojo sin manteca, contestaría:
- No, una mierda que acabo de pisar.

Coda: como dice fucking bastards la rubio. Eso sí que es un puntazo.

Lorkiano dijo...

Como yo les digo a mis usuarios, una buena manera de pillar ninguna de esas plagas molestas es usando una máquina de escribir... lo malo es la respuesta que recibo, casi siempre una mirada acompañada de un "vete a tomar por donde amargan los pepinos" :-)

Antonio dijo...

Estaba claro cómo iba a terminar el corto :)

García Francés dijo...

Dios bendiga a América

Procedemos con entusiasmo al casting de cuidadoras mientras mi mamá canta a grito pelado "Dios bendiga a América" viendo al Sr. Obama durante su investidura. Luego, comenta que esta vez el nuevo presidente está más bronceado que de costumbre.

Por ahora, las candidatas de mi mamá para ser sus enfermeras-nurse son estas dos.

Las mías son estas. Tienen mucho mejor curriculo. Vamos, ¡ni comparar!

Las personas mayores no entienden de esto. Estamos negociando. Duramente.

Dios bendiga a América

García Francés dijo...

Nos visita D. Quijote

El día 12 de Diciembre subí una entrada en la que anunciaba la presentación del libro de poesía de mi querido amigo D. Santiago López Navia, “CANCIÓN DE AUSENCIA ROTA DE MI SEÑOR SILENTE”.

Poesía caballeresca en estado puro

D. Santiago es un cervantista ilustre y un apasionado docente, el profesor que para mí hubiera querido. Ustedes acogieron el libro con calor y algunos, después de rastrear en Internet la personalidad del Sr. López Navia, entablaron rápidamente un coloquio sobre D. Quijote.

Les prometí unas palabras del autor y, D. Santiago, después de agradecerles calurosamente a todos ustedes su amable acogida, nos las envía. Cuelgo la entradilla:

Ya hemos suscrito en otras ocasiones la atinada reflexión del filósofo español Julián Marías , según el cual hay un momento en su vida en el que, sin haber leído el Quijote, el español medio “da por leída” la obra y lo hace sin duda de buena fe. La explicación que aduce Marías para entender este singular fenómeno es muy fácilmente demostrable: “El Quijote está en el ambiente” .

Pueden ver el texto completo en: docs.google

Espero que lo disfruten y les agradezco que su interés me haya servido de excusa para disfrutar un rato de charla con mi querido D. Santiago. Gracias a todos.

Nos visita D. Quijote

Lajarín dijo...

LBV
qué grandes...

eme dijo...

La buena vida, ¿no?

Homo Insanus dijo...

Ah, muy bien, eme. Decididamente, tienes olfato para encontrar cortos interesantes.

Saludos